Según la Comisión Europea, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es la responsabilidad de las empresas por sus impactos en la sociedad. Este concepto (también se le llama Responsabilidad social empresarial, RSE) hace referencia al buen gobierno de la empresa, a una gestión ética y sostenible y a los compromisos que, con carácter voluntario, la empresa se impone en relación con sus clientes, sus empleados, la sociedad y las administraciones públicas, colectivos que conforman los grupos de interés de FGV.

Es indudable que, por la naturaleza del servicio que proveemos, FGV tiene un impacto global muy positivo en nuestro entorno pero, consecuentemente con los valores asociados a nuestro producto, transporte sostenible, FGV debe ser consciente de su responsabilidad y, por tanto, se esfuerza identificar qué demandan los grupos de interés y por dar respuesta a esas demandas de la forma más eficiente.