Publicado el
Archivado en Corporativo, Noticias, Noticias FGV, Noticias Metrovalencia.

  • María José Salvador destaca el esfuerzo del Gobierno valenciano por ‘reanudar estas obras que dejó paralizadas el anterior gobierno’
  • Con un importe inicial de 4,8 millones de euros, se incluye el trayecto al aire libre hasta Hermanos Maristas, incluida la parada

La Generalitat Valenciana, a través de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), ha licitado las primeras obras de infraestructura de la rampa de conexión entre el tramo subterráneo y el de superficie de la Línea 10 (Alicante-Natzaret) de Metrovalencia en Amado Granell y la prolongación tranviaria hasta Hermanos Maristas, así como la construcción al aire libre de la parada del mismo nombre.

Con un presupuesto inicial de 4,8 millones de euros, IVA incluido, serán las primeras obras a ejecutar de la futura L10, que se esperan iniciar en el primer trimestre de 2019 para que puedan acabarse en su totalidad hasta Natzaret en 2021.

La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, ha señalado que, esta primera licitación de obras, “es un paso más que marca claramente la voluntad de este gobierno de cumplir los compromisos adquiridos para poner en marcha una obra que el anterior gobierno dejó abandonada”.

“Estamos dentro de la hoja de ruta que nos hemos marcado, cumpliendo los objetivos con planificación y gestión adecuada de los recursos públicos”, ha indicado.

Se cumple así el compromiso del president de la Generalitat, Ximo Puig, de reanudar las obras en esta línea se reiniciarían con una inversión inicial de 50 millones de euros, de los que 30 serán aportados por la Administración autonómica y 20 procederán de la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) de la Comunitat Valenciana 2014-2020.

Hay que recordar que las obras de esta infraestructura, anteriormente denominada T2, comenzaron en el año 2006 y se paralizaron en el año 2011, al abandonar el anterior Consell los trabajos por falta de presupuesto, después de invertir alrededor de 200 millones de euros.

En concreto, el proyecto licitado comprende la construcción de la rampa de conexión del túnel de la estación de Amado Granell con el tramo en superficie mediante la ejecución de pantallas profundas de hormigón armado, y la ejecución de la infraestructura y superestructura de conexión en superficie entre la salida del túnel, la rampa y el tramo de superficie hasta la ubicación de la nueva parada de Hermanos maristas, más la conexión con la plataforma actualmente construida.

Además, se construirá la nueva parada en superficie de Hermanos Maristas, ubicada en la calle Amado Granell, y el desvío de todos los servicios afectados y adecuación de la urbanización. También se restituirá la infraestructura del tramo tranviario del cruce de la calle Antonio Ferrandis que en su día se retiró para facilitar la circulación de vehículos.

Este proyecto de construcción será el primero de los cinco en que se divide las obras de la L10. Los otros cuatro son arquitectura y equipamiento de paradas y estaciones: electrificación y subestaciones; señalización y comunicaciones; y talleres provisionales.

Para la construcción se aplicará la metodología BIM (Building Information Modeling), partiendo de la información, planos, estudios y documentación que componen los distintos proyectos constructivos aprobados.

Esta metodología de trabajo documenta todo el ciclo de vida de la edificación y las infraestructuras, haciendo uso de herramientas informáticas de modelado 3D con el fin de generar una maqueta virtual a escala real y un repositorio único con toda la información útil para todos las partes que participan en el proceso y durante toda su existencia; es decir, la definición conceptual, el diseño, la ejecución y el posterior mantenimiento.

El objetivo del uso de esta metodología es obtener un ahorro de costes durante el ciclo de vida del proyecto, desde la coordinación en las disciplinas en la fase de diseño, control del intercambio del flujo de información, la unicidad en el modelo durante la fase de proyecto y reducción de incertidumbre e interferencias en la fase de obra hasta el potencial en la gestión posterior de la infraestructura y su conservación.