BOLSA Nº 8. ANEXO I.

Funcionalidad del puesto de Maquinista Metro (relación no exhaustiva)

NOTA: Cuando en esta definición se utiliza la expresión “tren”, se entiende que se refiere a todo tipo de material rodante, autopropulsado o remolcado, aisladamente o en composición (locomotoras, trenes, tranvías, vagonetas, etc.), según las habilitaciones de cada agente y las normas de explotación a las que esté sujeto.

Tiene a su cargo el funcionamiento, manejo y conducción de locomotoras y vehículos autopropulsados de cualquier clase, su engrase y entretenimiento, así como la reparación en ruta, si fuese posible con los medios de que dispone, de las averías que se produzcan tanto en los vehículos motores como en el resto de los que componen el tren.

Controla y vigila la marcha del tren, dando cuenta de las anomalías observadas en la vía, agujas, señales, instalaciones fijas o durante la marcha, de acuerdo con la normativa contenida en las correspondientes normas de circulación o explotación.

Debe supervisar, y en su caso ejecutar, las operaciones de enganche y desenganche del material, así como de acoplamiento y desacoplamiento a los fuelles de intercomunicación, en su caso.

Es el responsable del tren a su cargo respecto de las condiciones del material para realizar el servicio, de la seguridad en la circulación, de la atención de las leyes vigentes, cumplimentación de todo tipo de impresos, formularios, relacionados con la conducción y sus incidencias, y en general, todas las labores en relación con la circulación y atención al viajero, a excepción de las actividades sobre equipajes, expedición de billetes e intervención en ruta.

En relación al párrafo anterior, fuera de las estaciones responde de la buena marcha del tren y de la documentación y carteras de servicio que lleva a su cargo y adopta las decisiones necesarias en circunstancias anormales o imprevistas que surjan en el trayecto. En casos excepcionales en que sea preciso efectuar alguna maniobra y no exista personal adecuado para ello, dirigirá la misma.

Realiza las tareas complementarias derivadas de la adopción de innovaciones tecnológicas del material que doten de mayor eficacia y seguridad a la explotación en la actividad propia de su cargo.

Debe inspeccionar el tren a su cargo al inicio y final del servicio o trayecto, en su caso, verificando las perfectas condiciones en las que deben hallarse los elementos de enganche y acoplamiento, rodadura, tope, freno, etc. y dando cuenta de las deficiencias que puedan afectar no sólo al funcionamiento del material motor (que obviamente se realiza de inmediato), sino también las que puedan afectar a la calidad y confort del pasaje.

Debe utilizar debidamente y hacerse cargo de todos los utensilios de la dotación del vehículo que conduce y de los que sean instalados en las unidades a los efectos de cumplir eficientemente con sus misiones en relación con la seguridad, regularidad, atención a los clientes e incidentes, sin menoscabo de su actividad principal de conducción.

Atiende los incidentes que ocurran con los viajeros y ocupantes del tren a su cargo e informa a los mismos de cualquier asunto relacionado con el servicio, verbalmente o por los medios que se dispongan, exceptuando la información sobre tarifas. Debe seguir las instrucciones que sobre esa materia se les impartan por el Puesto de Mando, los Jefes de Circulación o la Jefatura correspondiente, sin menoscabo de la actividad principal de conducción, en el material a su cargo.

Se hará cargo de los objetos perdidos, entregados en el tren, y de su depósito en los puntos establecidos al efecto.

Verifica el buen orden e higiene de los trenes, asumiendo la responsabilidad de comunicar al Puesto de Mando o al Jefe/a de Circulación las deficiencias.

Presta atención al correcto funcionamiento de todos los dispositivos al servicio de los viajeros, tanto del tren como del resto de instalaciones que sean visibles desde la cabina de conducción, sin que ello implique el conocimiento de los sistemas tarifarios, extremando la vigilancia en las operaciones de acceso y salida de los viajeros a los trenes, y garantizando la seguridad de los mismos en estas operaciones.