Publicado el
Archivado en Compromiso social, Corporativo, Noticias, Noticias FGV, Noticias Metrovalencia, Noticias TRAM.

  • Las iniciativas incluyen la regulación del ATO, detectores de presencia, tecnología LED o equipos nuevos de refrigeración y ascensores
  • El suministro de energía eléctrica tiene garantía de origen 100% renovable

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha puesto en marcha una serie de medidas e iniciativas encaminadas a conseguir mejorar la eficiencia energética de la empresa pública, enmarcadas en sus programas de gestión ambiental.

Entre las actuaciones, algunas puestas en marcha ya en 2017, se pueden destacar la modificación de los parámetros ATO (Automatic Train Operation) que regulan la circulación de los trenes de FGV de modo que se optimicen los consumos energéticos; la sustitución de interruptores convencionales por detectores de presencia o detectores crepusculares en la iluminación de distintas dependencias de FGV y la implantación de la tecnología LED en iluminación, como en los casos de los talleres de Campello, apeaderos del TRAM d’Alacant, unidades de tren, etcétera.

Asimismo, se ha procedido a la instalación de variadores de frecuencia en escaleras mecánicas y de equipos más eficientes en el aire acondicionado y en los ascensores, así como la adquisición de vehículos híbridos para labores de mantenimiento.

Los programas de gestión ambiental se aprueban anualmente por la Dirección de FGV y en ellos, de manera voluntaria, se aprueban distintos objetivos y metas con la finalidad de mejorar el desempeño ambiental de la empresa pública, basado en el sistema de gestión ambiental certificado bajo la norma UNE-EN ISO 14001.

Las iniciativas en eficiencia energética constituyen uno de los principales pilares de estos programas, dado el alto consumo de energía eléctrica de FGV, fundamentalmente por la energía de tracción consumida por los trenes y tranvías de sus dos explotaciones, Metrovalencia y TRAM d’Alacant.

Además de los objetivos de eficiencia energética citados, en el programa de gestión ambiental 2018 se ha aprobado la contratación del suministro de energía eléctrica con garantía de origen 100% renovable, incidiendo de esta manera también sobre la generación de energía eléctrica, favoreciendo el origen renovable (hidroeléctrico, fotovoltaico, eólico, etcétera), frente al no renovable procedente de fuentes fósiles o de centrales nucleares.